Si estás pensando en comprar un piso y, por consiguiente, pedir una hipoteca para poder costearte tu vivienda, lo más probable es que el famoso Euribor llegue a tu vida para afectar sus finanzas personales. Seguramente hayas oído hablar de este término, de sus subidas y bajadas constantes y de las implicaciones que tiene.

Si no es así, hoy te dejamos información importante y de interés para que puedas conocer mucho más sobre ello. Quizás te interese saber cómo afecta en tu hipoteca o qué puedes hacer para reducir su impacto mensual en tus cuotas. Si es así, sigue leyendo, esperamos poder resolverte cualquier duda que tengas.

El Euribor, lo que necesitas saber

El Euribor viene del término inglés European Interbank Offered Rate, es decir, “tipo de interés interbancario europeo”. La RAE lo define como “tipo de tasa de interés aplicada a los préstamos en euros entre grandes bancos y que se usa con frecuencia como referencia en los préstamos hipotecarios a tipos de interés variables”.

En otras palabras, es el tipo porcentual que paga un banco cuando presta dinero a otro. Su finalidad es la de garantizar la solvencia del sistema. Este índice se va actualizando diariamente, por lo que va variando. Existen hasta 15 tipos, pero los bancos suelen utilizar solamente uno como referencia para realizar sus préstamos: el Euribor a un año.

Según datos del NIE, hasta un 70% de hipotecas son a tipo variable y, de entre ellas, más del 92% están constituidas por el Euribor.

Cómo afecta el Euribor a las hipotecas 

El Euribor está directamente relacionado con el sector inmobiliario. Es uno de los condicionantes más importantes a la hora de tener en cuenta qué pagará un propietario en sus cuotas mensuales. Eso sí, siempre y cuando contraten una hipoteca a tipo variable.

Existen dos tipos de hipotecas. En las de interés fijo se aplica el mismo tipo de interés durante todo el préstamo, lo que lleva a que las cuotas a pagar siempre sean las mismas hasta la finalización del préstamo. En las de interés variable, en cambio, el interés lo compone un diferencial fijo más un índice de referencia (el Euribor). En este caso, la cuota subirá o bajará en función de este.

En definitiva, las hipotecas de tipo variable dependen del valor del Euribor por dos motivos

  • Este hará que la cuota pagada vaya variando según los cambios que sufra.
  • El diferencial, es decir, la cantidad fijada por el banco, indicadas en las condiciones de contratación de la hipoteca, y que se sumarán al Euribor.

Si tienes alguna duda sobre el Euribor, te animamos a que acudas a tu asesor financiero y te informes. En PROMOGONSA trabajamos para ofrecer unas promociones de viviendas a la altura de nuestros compradores y en las mejores zonas de Madrid.

Si quieres más información, esperamos tu llamada al 91 697 80 13 o un mensaje en nuestro formulario de contacto con tus dudas. Contacta con nuestros especialistas para hablar sobre tu proyecto de futuro.